Publicado en Uncategorized

Reflexión

Muchas veces nos cuesta seguir adelante y pensamos que continuar es casi imposible. Pero, recuerda que sólo los valientes y más fuertes se levantan, secan sus lágrimas y siguen adelante. No todos tienen el valor de enfrentar el dolor. No será fácil, pero no es imposible. Si te ves en esa situación, que no sabes qué hacer, recuerda que si otros pudieron ¿por qué tú no?

Publicado en Uncategorized

Me despido de ti

Te llevas mi alma en cada suspiro, en cada sonrisa, en cada parpadeo de tus ojos. Te llevas mi alma y si que te la llevas. Le hago daño a otros por mirarte fijamente, me arrancas el corazón, el alma y hasta lo que no tengo cuando tus ojos penetrantes chocan con los míos. Lo dejo todo, hasta lo que no puedo dejar, por ti. He roto corazones, he hecho llorar el cielo por el simple hecho de querer tener tus labios. Será un castigo de no sé quién el amarte tanto, pero aquí sigo entregándome, entregándoselo todo. Perdóname Dios por entregar mi alma, pero si no es a él, no quiero entregársela a más nadie, ni siquiera a mí misma.

Sin embargo, sé que no soy correspondida, que no quieres mi alma. Me duele en lo profundo amarte tanto, como el primer día, amarte tanto como hoy. Me corresponde por orgullo y respeto decirte adiós, dejarte libre y vivir con el recuerdo. Me corresponde vivir con esta piedra en el corazón que me impide latir normalmente. Me corresponde alejarme, dejarte ir y decir adiós. Te dejo volar libre, te dejo ser feliz, pues con tu felicidad me basta para yo vivir en paz. Con estas palabras me despido, tratare de no pensar más en ti. Adiós dulce amor mío, hoy de te dejo volar.

Publicado en Amor, Dedicatorias

Dispuesta a entregarme a ti

Tu mirada se me quedó grabada en la retina. Tus ojos al decirme que me amas se quedaron guardados en mis recuerdos. De saber que ese día una simple frase dañaría un poquito más mi imperfecta vida, hubiese preferido ser sorda. Que me parta un rayo, y perdóname Dios, por querer amarte tanto sin querer. Que me desplome, que me esfuma por amarte. Tantas veces que en mi cabeza se repetían las mismas frases, tantas veces que insistía en no volver a verte, pero no, mis ojos lloran porque te extrañan y mis labios estas resecos y sedientos de tus besos.

¿A quién engaño, a quién engañas, a quiénes engañamos? Se nota desde lejos que con el simple hecho de sentirnos cerca se nos derrite el corazón. ¿Por qué esta manía, esta obsesión contigo, esta obsesión con un nosotros? Después de tantos años sin tocarnos aún sigo queriéndole por sobre todas las cosas. Es que ya no sé qué es esto, será amor, será obsesión, será cariño, no sé que será, pero lo siento, lo siento latente e intacto, como el primer día.

Es una realidad que no quiero amarte, eres dueño de otros brazos. Tus labios no me pertenecen, tu corazón puede que no lata únicamente por mí. Pero, podrían cruzar mil inviernos, mil y mil tormentas y yo aún te seguiré esperando. Estaré aquí, con el mismo amor, la misma ternura del principio. Estaré esperándote, aunque me cueste una vida, aunque me cueste el alma. Aunque no quiera, siempre estaré aquí, sentada con el corazón en la mano dispuesta a entregárselo, dispuesta a entregarme a ti.